El yogurt eco: más beneficios para la salud y el medioambiente

Cada vez son más los consumidores bien informados que no solo prefieren el yogur fresco al pasteurizado –en el que no queda rastro de las bacterias que justifican sus propiedades digestivas e inmunitarias– sino que se sienten cada vez más atraídos por el yogur de producción ecológica.

 

El yogurt eco: más beneficios para la salud y el medioambiente

LaLechera

El yogur se ha convertido en símbolo de la alimentación natural y sana. Y, en este apartado, el ecológico merece especialmente el título, pues se elabora con leche fresca, completamente libre de plaguicidas y restos de medicamentos, sin aditivos artificiales ni productos transgénicos. El resto de los ingredientes, como la fruta, el azúcar y los fermentos utilizados, también son eco. Además, todos los procesos necesarios hasta la obtención del producto final también cumplen la legislación de producción orgánica que marca la Unión Europea.

Las diferencias nutricionales entre una leche ecológica y otra convencional:

  • La leche ecológica procede de vacas que viven en granjas ecológicas seleccionadas donde las vacas reciben una alimentación sana y natural procedente de la agricultura ecológica, sin herbicidas ni pesticidas.
  • Los animales se benefician de pastos naturales en verano y, en invierno, gozan de cobijo y refugio apropiados, con espacio suficiente para poder moverse con libertad.
  • El bienestar de los animales y el facilitarles los mejores prados, confiere a estos unos niveles muy bajos de estrés, que pueden repercutir en unas mejores cualidades, tanto sensoriales como nutritivas, de la leche.
  • Son tratados con productos cien por cien naturales, por lo tanto, la leche no contiene restos de herbicidas, pesticidas, fertilizantes, hormonas ni antibióticos.

Así, los Yogures Ecológicos de La Lechera están hechos con una leche que proviene exclusivamente de granjas ecológicas, que garantizan que el cultivo y el cuidado de los animales se han hecho respetando el medio ambiente y de manera sostenible.

Las propiedades del yogur

  • -Ayuda a estabilizar la flora del intestino y al equilibrio del sistema digestivo.
  • -Favorece la absorción de las grasas.
  • -Combate la diarrea y el estreñimiento.
  • -Contribuye a que asimilemos mejor los nutrientes de los alimentos.
  • -Ayuda a controlar los niveles de colesterol y reduce los efectos negativos de los antibióticos.

​“El yogur es un alimento que se digiere más fácilmente que la leche gracias a su acción probiótica. Es en realidad una leche fermentada, es decir, una leche a la que se la han añadido bacterias lácticas que se han alimentado de parte del azúcar de la leche dejando como residuo ácido láctico. Por este motivo la leche tiene un pH básico o alcalino y en cambio el yogur es ácido. La principal característica del yogur es que estas bacterias siguen vivas cuando lo comemos, por ese motivo es un producto que siempre debe estar refrigerado. Al llegar al intestino actúan como probiótico, estas bacterias trabajan durante un tiempo para nosotros en nuestra microbiota intestinal”, explica la doctora Ana Tellería, médico nutricionista.

El yogur se descubrió por casualidad cuando los pueblos ganaderos nómadas de la zona caucásica guardaban la leche en bolsas hechas con tripas de animales. Debido al efecto del calor, las bacterias que contenía la leche fermentaban y daban lugar a un producto coagulado y semisólido, que se convirtió en un alimento básico para los pueblos nómadas. Estos se dieron cuenta de que la leche fermentada era más digestiva y se conservaba en buenas condiciones durante más tiempo.

El biólogo ruso Ilia Metchnikoff, que recibió el Premio Nobel en 1908, fue el primer científico que habló de las propiedades del yogur sobre la flora intestinal. Metchnikoff atribuyó la longevidad de estos nómadas al yogur y se encargó de divulgar sus cualidades.

 

 

 

 

 

Comentarios
El yogurt eco: más beneficios para la salud y el medioambiente