Uñas esculpidas: ¿de gel, porcelana, o acrílicas?

Las uñas ‘falsas’ son la solución para todas las mujeres que quieran presumir de llevar una manicura premium. Quien quiera un acabado ideal, con cero imperfecciones, puede elegir entre cualquiera de estas tres técnicas: gel, porcelana y acrílico.

Uñas esculpidas: ¿de gel, porcelana, o acrílicas?

Unas uñas fuertes, compactas, sin estrías, ni marcas, con buen color y de largura aceptable son atributos que pocas personas pueden lucir. Pero antes de empezar con los diferentes métodos para hacerte con una manicura top, hay que asegurarse de que las uñas naturales se encuentran en buen estado. Los mejores establecimientos disponen de un tratamiento que repara las uñas más débiles y estropeadas, muy recomendable para mantener la uña protegida ante aplicaciones de esmaltados semipermanentes o uñas de gel, acrílicas o porcelana.

Tratamiento para la uña natural

El tratamiento consta de dos productos: un endurecedor y un protector. En primer lugar, se aplica una fina capa de endurecedor y se colocan las uñas cerca de una fuente de calor durante 1 minuto (una lámpara de bombilla) y después en una lámpara Led durante 1 minuto más. En el segundo paso se procede a la aplicación de una capa del protector. Esta vez las uñas deben mantenerse entre 3 y 5 minutos bajo la fuente de calor (lámpara de bombilla) y un minuto más en la lámpara led. Para mantener las uñas sanas, se recomienda descansar una semana entre esmaltados y aplicar diariamente productos con componentes hidratantes, aceites fortalecedores y favorecedores del crecimiento.

El material marca la diferencia

Los diferentes materiales que se utilizan para esculpirlas es el único factor que distingue unas uñas artificiales de otras.

– Acrílicas. Resulta de la combinación de un líquido especial con un polímero en polvo. La capa se seca y se forma una masa con una consistencia como de plástico duro.  Cuando la uña se seca queda una capa como plastificada. El mantenimiento incluye visitar al manicurista cada tres semanas para rellenar las uñas y que luzcan en buenas condiciones, evitando así que se estropeen. Son fuertes y resistentes, adecuadas para las personas que tengan unas uñas frágiles.

– Gel. Los geles son oligomeros, es decir, su textura es como la de una especie de jalea que solo funciona bajo los rayos ultravioletas de la lámpara. Sobre una base de papel o tela fina se aplican al menos dos capas de gel, entre cada una de ellas se tiene que hacer el secado bajo la lámpara. Luego se liman para darle la forma y se les extiende el esmalte. El tiempo que puedes permanecer con las uñas de gel lo marcas tú, porque a medida que crece la uña natural, puedes ir rellenando esa zona.

– Porcelana. Similar al material acrílico, pero se elaboran a partir de fibra de vidrio. Son las más populares y veteranas dentro del sector. Actualmente las fibras de vidrio que se utilizan son mucho más ligeras y delicadas, por eso necesitan un mayor cuidado. Las hay prefabricadas, más fáciles de colocar que las que se hacen a partir de moldes. Como la uña crece requieren de mantenimiento cada quince días aproximadamente. Son más resistentes que los otras dos técnicas y quedan con aspecto muy natural. Son las más caras.

Pros y contras de las uñas esculpidas

Por regla general, la elección depende de la preferencia de la profesional del centro de belleza, pero sobre todo del estado natural de la uña que se vaya a tratar. Cualquiera de estos tres tipos de uñas artificiales sella completamente la superficie de la uña natural. Por tanto, siempre es muy importante aplicar un desinfectante sobre la uña natural antes de colocarlas, para evitar así que puedan aparecer problemas, como los hongos.

– Las uñas acrílicas suelen ser más duraderas que las uñas de gel: si se realiza un seguimiento correcto y constante pueden durar hasta 6 meses.

– El material acrílico, si no se realiza correctamente, puede causar daños en la uña natural.

– Las uñas de gel suelen quedar más naturales que las acrílicas, y también dejan respirar mejor a la uña.

– Las uñas de porcelana, al ser de un material más fino, son más frágiles que las acrílicas.

– Tanto las uñas de gel, como las de porcelana se pueden hacer con tips o con plantilla dependiendo de la forma y largura de la uña. No es obligatorio emplear moldes.

– El coste de las uñas de gel es el más barato dentro de los tres tipos de manicuras, y son bastante aconsejables para aquellas mujeres que se muerden las uñas.

– Las uñas de gel son más débiles que las uñas acrílicas, más difíciles de retirar y pueden romperse fácilmente.

Una vez que hayas comprobado que tus uñas naturales están en buen estado y elegido el proceso que deseas, solo tienes que decidir el esmalte que quieres. Como las opciones son infinitas, solo tienes que seguir el consejo de los expertos, elije siempre marcas que te garanticen la calidad de sus lacas. Aunque van a estar encima de un material artificial, este también puede sufrir alteraciones cuando se le pone un esmalte de dudosa procedencia.

 

Comentarios
Uñas esculpidas: ¿de gel, porcelana, o acrílicas?