Qué aumenta el precio de una hipoteca fija y cómo evitarlo

Las hipotecas a interés fijo no están referenciadas a ningún índice, pero el coste de estos préstamos también puede cambiar

Qué aumenta el precio de una hipoteca fija y cómo evitarlo

La principal virtud de las hipotecas a tipo fijo es que, tal y como su propio nombre indica, su interés se mantiene sin cambios durante todo el plazo de reembolso. Sin embargo, eso no significa que el precio del préstamo no pueda variar en algún momento, si dejan de cumplirse los requisitos de vinculación o si se firma el producto bajo unas condiciones distintas a las anunciadas.

Explicamos cuáles son los factores que pueden aumentar el coste de las llamadas hipotecas fijas y todas las actuaciones para evitarlos.

1. Plazo de reembolso, ¿cómo afecta a las hipotecas fijas?

En primer lugar, el interés de las hipotecas fijas puede ser distinto en función del plazo seleccionado por el cliente. Es decir, el tipo aplicado por el banco no será el mismo, si se devuelve el préstamo en 10 años que si se reembolsa en 20 o en 30 años. Por norma general, cuanto más prolongado es el periodo de amortización de la hipoteca, más alto es el interés, mientras que, si se devuelve el dinero en menos tiempo, el tipo fijo será más reducido.

Así, los intereses más reducidos se hallan sobre todo en hipotecas fijas a 10 y a 15 años, aunque, como su plazo es tan corto, hay que hacer un esfuerzo económico mayor para pagar las cuotas. En cambio, si se selecciona un plazo de 20 o de 30 años, el tipo aplicado será más alto, pero, al poder devolver el préstamo en más tiempo, las mensualidades serán un poco más asequibles.

Por tanto, al consultar las condiciones de una hipoteca a tipo fijo hay que fijarse muy bien en el interés que se aplica para cada plazo. Asimismo, cuando se comparen varios de estos productos, hay que asegurarse de que todos ellos tienen el mismo periodo de amortización para no comparar un tipo a fijo a 15 años con otro a 30 años.

2. Bonificación del interés: así puede aumentar la hipoteca

También hay ciertos aspectos que pueden encarecer el préstamo a lo largo de la vigencia del contrato. Uno de los más importantes es el de las bonificaciones aplicadas sobre el tipo ofrecido, es decir, la reducción del interés que los bancos llevan a cabo por cumplir sus requisitos de vinculación a la hipoteca.

Por norma general, para conseguir una hipoteca con un interés fijo competitivo, es necesario firmar diversos productos o servicios asociados: domiciliar la nómina, contratar algunos seguros (vida y hogar, sobre todo), gastar un mínimo de dinero con una tarjeta, etc. Reunir todas estas condiciones permite reducir el tipo aplicado hasta en un punto porcentual, pero el banco revisa cada año que se sigan cumpliendo.

Si en la fecha de la revisión se ha dejado de reunir algún requisito (no se ha renovado el seguro de hogar, por ejemplo), se perderá la bonificación de forma automática, por lo que el interés de la hipoteca fija aumentará. Por lo tanto, la cuota mensual que habrá que abonar cada mes también se encarecerá, a no ser que al año siguiente se cumplan las condiciones de vinculación para que la entidad reduzca otra vez el tipo aplicado.

3. Seguro vinculado a la hipoteca fija

Y hay otro factor que no hará variar el precio de la hipoteca en sí, pero que sí puede hacer pagar de más durante el año. Son los cambios de precio que puede sufrir el seguro de hogar vinculado al préstamo, una póliza que debe suscribirse de manera obligatoria al adquirir la vivienda (aunque se puede firmar a través de cualquier compañía, no necesariamente a través del banco).

En ciertas ocasiones, las aseguradoras deciden subir el precio de la prima anual, lo que a su vez incrementará de modo indirecto lo que se pagará en total por la hipoteca. Eso sí, la compañía está obligada a comunicar el aumento dos meses antes de la fecha de la renovación del contrato y, si el cliente no lo acepta, se puede anular el seguro y contratarlo a través de otra entidad.

Como se ve, aunque el precio de las hipotecas fijas no es tan voluble como el de las variables, también puede modificarse antes y después de la contratación. Por ello, antes de firmar las escrituras del préstamo, es fundamental conocer muy bien cuáles serán las condiciones del producto para evitar posibles sorpresas futuras.

Comentarios
Qué aumenta el precio de una hipoteca fija y cómo evitarlo