Cómo ahorrar en los menús navideños de última hora

Una de las mejores maneras de ahorrar dinero en la cesta de Navidad es sin duda alguna la compra anticipada. Conforme se acercan los días más señalados, los incrementos de precio de ciertos productos típicos pueden ser más que notables, llegando al 60% en pescados como el besugo, al 10% en el caso del marisco y al 17 % en el del pavo, según datos de la OCU.

Cómo ahorrar en los menús navideños de última hora

Sin embargo, a veces, por falta de tiempo y exceso de obligaciones, resulta imposible reducir los gastos adelantando la compra y llenando el congelador con el menú navideño. En estas circunstancias, no todo está perdido, ya que existen otras maneras de ahorrar para quienes ha sido menos previsores a la hora de nutrir la cesta festiva y se acercan al súper pocos días antes de las celebraciones en la mesa.  

Menús originales

En la medida en que adquiramos productos “menos” navideños y preparemos menús diferentes a los habituales, más posibilidades hay de que no hayan disparado su precio. Renunciar al cordero o al marisco, no significa hacerlo a una comida o una cena de máxima categoría. Simplemente, se trata de buscar alimentos de alta calidad que no sean típicos y pagar por ellos cantidades menos “hinchadas” con las fiestas.

Congelados comerciales

Si ya no se está tiempo de hacer una compra más barata y optar por la congelación doméstica, se pueden adquirir alimentos que se comercializan ya congelados. El ahorro está claro respecto a los frescos y si la calidad es buena, la reducción del gasto se notará en el bolsillo, pero no en el sabor.

Marcas blancas

Tras un crecimiento imparable, desde hace un par de años el consumo de estas marcas se estancó en torno a poco más del 30% de cuota de mercado. Este hecho revela que, a pesar de no incrementar ya las ventas, su compra se ha estabilizado y forma parte habitual de la cesta de la compra.

Sin bien no todas son iguales, ni todos los productos ofrecen la misma calidad, existen algunos que destacan por la magnífica relación de esta última respecto a su precio: salmón ahumado, dulces navideños, algunas clases de foies… Muchas veces están elaborados por las mismas casas que producen otros que llevan su logo. Lo mejor es comprobar por uno mismo si estos alimentos cumplen las expectativas antes de lanzarse a servirlos directamente en Nochebuena. El boca a boca puede ser un referente, ya que son habituales los comentarios y recomendaciones entre los consumidores sobre cuáles resultan mejores y dónde adquirirlos.

Planificar y presupuestar

Como ocurre con la compra habitual en la que ceñirse a una lista representa una cierta garantía de menos gasto, una buena planificación puede ayudar a una compra navideña más económica. Pensar bien cada menú (desde entrantes a postres) y establecer un presupuesto destinado al mismo representan una opción acertada. También calcular adecuadamente las cantidades en función de los comensales previstos. Adquirir más de la cuenta afectará al bolsillo y hará que la familia terminé harta de comer turrón en el mes de marzo.

Comparar precios

  Si hay tiempo para hacerlo, es otra vía de ahorro. No todos los comercios tienen los mismos precios para idénticos alimentos. Si es difícil buscar las alternativas más baratas de manera presencial, es posible utilizar la compra online que requiere un proceso de búsqueda y comparación más rápido y cómodo.

Reciclar las sobras

Es una forma de ahorrar en “diferido”. Si el cálculo de las cantidades de comida navideña se nos ha ido de las manos, emplear las sobras para los menús post fiestas ayudará a pasar mejor la cuesta de enero, reduciendo el gasto en alimentación una vez retirado el árbol de navidad.  Aquí van algunas ideas.

Pavo y pollo: Croquetas y ensaladas verdes.

Pescados. Pasteles, croquetas, pimientos rellenos.

Restos de cocido: Salteados de carne y canelones.

Restos de legumbres: Cremas y purés.

Caldos: En muchos casos se pueden congelar y reutilizar más adelante.

Restos de turrón y polvorones: Pudings y galletas.

 

Comentarios
Cómo ahorrar en los menús navideños de última hora