Un sistema elige menús personalizados en el restaurante

Las matemáticas en la comida y en la cocina. Investigadores de la Universidad de Málaga han desarrollado un sistema para seleccionar el menú que mejor se adapta a una persona en un restaurante. Por su parte, alumnos de la Universidad de Essex han desarrollado la fórmula perfecta para las patatas al horno.

Un sistema elige menús personalizados en el restaurante

Las personas que sufren alguna alergia o intolerancia alimentaria, así como aquellas que por motivos propios deciden dejar de comer determinados ingredientes, ya pueden elegir menús personalizados de forma automática y sin riesgo.

Los profesores Gabriel Aguilera y José Luis Galán del departamento de Matemática Aplicada de la Universidad de Málaga (UMA), en colaboración con el profesor de Algebra de la Universidad Complutense Eugenio Roanes, han diseñado un sistema experto que detecta los platos disponibles en un restaurante que mejor se adaptan a las necesidades de cada persona, de acuerdo a sus preferencias personales o restricciones médicas.

Se trata de un prototipo matemático pionero, basado en lo que en álgebra computacional se denomina bases de Groebner, fácil de implementar y gratuito, que supera, en muchos casos, a otros sistemas lógicos más tradicionales, en velocidad y potencia. La revista Applied Mathematics and Computation ha publicado recientemente este trabajo.

“Este es el futuro. Generar menús electrónicos personalizados. Nosotros hemos desarrollado el sistema y lo ponemos a disposición de cualquiera que quiera aplicarlo”, explican los autores, que también defienden su utilidad en hospitales para pacientes con alergias alimentarias, así como su fácil implementación.

IIIIIIIIIIII

La fórmula matemática para que las patatas se asen mejor en el horno

Las matemáticas son la madre de muchas ciencias, incluso de la cocina, ya que no es la primera vez que se demuestra que un pequeño ajuste matemático puede ayudarnos a ganar sabor.

Alumnos de la Universidad de Essex, en colaboración con la Escuela Samuel Whitbread en Bedfordshire, ambas en Reino Unido, dicen haber desarrollado lo que ellos llaman el ‘método’ para que las patatas asadas en el horno queden perfectas.

Su sistema consiste en maximizar el área de superficie de las patatas que vamos a cocinar, lo que se consigue cortándolas en un ángulo de 30 grados. Al aumentar el área de superficie, según explican, éstas quedan mucho más crujientes cuando se hacen en el horno.

La mayoría cortamos las patatas en cuartos antes de asarlas, lo que para estos estudiantes es un error. Si se cortan primero a lo largo y luego cada mitad se corta de nuevo creando un ángulo de 30 grados, se aprovecha al máximo su superficie y se asan mejor.

Para demostrar la veracidad de su método, los alumnos cocinaron patatas asadas (cortadas con su estilo) al horno utilizando la receta del reputado cocinero británico Heston Blumenthal, ante un público formado por chefs profesionales que las pudieron probar. Las valoraciones fueron unánimemente positivas.

Comentarios
Un sistema elige menús personalizados en el restaurante