La obesidad y la diabetes, detrás de 800.000 cánceres en el mundo

Más de la mitad de las personas a las que se diagnostica un cáncer en España supera la enfermedad, de acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Por otra parte, un reciente estudio de la Escuela Imperial de Londres, publicado en The Lancet, investiga en la relación del cáncer con la diabetes y la obesidad.

 

La obesidad y la diabetes, detrás de 800.000 cánceres en el mundo

De todos los nuevos casos de cáncer contabilizados en 2012 en el mundo (los datos están recogidos en la base de datos GLOBOCAN de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, IARC por sus siglas en inglés) un 5,6% fueron atribuibles a estas dos causas. Concretamente, 544.300 se vincularon a un IMC alto (un 3,9%) y 280.100 (un 2%) a la diabetes. Sobre los casos nuevos registrados, estas dos causas de riesgo también representan un elevado porcentaje: 629.900 de los 792.600 registrados.

Mientras que según este artículo científico la obesidad o sobrepeso afecta a más de dos mil millones de adultos a nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 422 millones de adultos sufren diabetes, una enfermedad crónica que se desencadena cuando el páncreas no produce insulina en cantidad suficiente (la hormona que regula el nivel de azúcar en la sangre) o cuando el cuerpo no la utiliza de forma adecuada. Ambos son factores de riesgo para varios tipos de cáncer, posiblemente debido a los cambios biológicos que causan en el organismo, como niveles altos de insulina y/o de azúcar, inflamación crónica y desequilibrio de hormonas sexuales como el estrógeno.

Como estos dos problemas de salud están cada vez más extendidos, se estima que la proporción de cánceres relacionados con los mismos irá en aumento. En opinión de Jonathan Pearson-Stuttard, autor principal de este estudio, centrado en evaluar el aumento de 18 cánceres distintos basándose en la prevalencia de sendas afecciones, lo más importante al respecto es que "se implementen políticas alimentarias efectivas para afrontar tanto la creciente prevalencia de diabetes como del alto índice de IMC y las enfermedades relacionadas con estos dos factores de riesgo".

Para realizar las estimaciones porcentuales, los autores reunieron datos de 2012 sobre la incidencia de 12 tipos de cáncer en 175 países distintos y los combinaron con la información recabada sobre índices de IMC alto y diabetes, clasificándola por grupos de sexo y edad. La mayoría de los casos de cáncer asociados a esos dos motivos ocurrieron en países occidentales ricos —un 38,2%, 303.000 y 792.600 casos respectivamente— y, en segundo lugar, en países del este y sudeste asiático: un 24,1%, (190.900 / 792.600).

En las naciones con ingresos bajos o medianos la incidencia es menor, pero aun así es importante, afirma Pearson-Stuttard. «Por ejemplo, entre el 9% y el 14% de todos los casos de cáncer en Mongolia, Egipto, Kuwait y Vanuatu se debieron a un alto índice de masa corporal y diabetes. Mientras que en Tanzania, Mozambique y Madagascar tuvieron la menor proporción de casos atribuibles a esas causas. Esto refleja las diferencias geográficas en la prevalencia de la diabetes y la obesidad, así como la incidencia de cánceres afectados por ellas», señala el epidemiólogo

Los cánceres más prevalentes vinculados a estas dos causas

Según este estudio, a nivel mundial los cánceres de hígado (el 24,5% del total de casos, con 187.600 vinculaciones a la diabetes y 766.000 al IMC) y de endometrio (un 38,4%, 121.700 y 317.000 casos respectivamente) contribuyeron con el mayor número de casos de cáncer detonados por estas dos causas. Sin embargo, la tipología varía según el área geográfica.

"En los países de Asia Pacífico y Asia oriental y sudoriental, el cáncer de hígado causó el 30,7% y el 53,8% de los casos respectivamente, mientras que, en los países occidentales de altos ingresos, en Europa central y oriental y en el África subsahariana, el cáncer de mama y endometrio constituyeron el 40,9% de los casos de cáncer", afirma el artículo.

Si valoramos la incidencia de cánceres por sexo, se obtuvo que el más común en hombres fue el cáncer de hígado, (el 42,8% de los casos, es decir 126.700 casos) seguido del colorrectal (21,4% y 63.200 casos), mientras que entre las mujeres el más numeroso fue el de mama (29,7%/147.000 casos) y en segundo lugar el de endometrio (24,5%/121.700 casos).

Diabetes y sobrepeso en España y Europa

La Fundación para la Diabetes apunta que en nuestro país el 13,8% de adultos padece diabetes tipo 2 (la más frecuente), es decir unos 5,3 millones de personas. Por su lado, la diabetes tipo 1 supone entre el 1 y el 5% del total de afectados. Son porcentajes muy elevados a los que cabe añadir, tal y como señala la Federación Española de Diabetes (FEDE), las importantes tasas actuales de obesidad y sobrepeso: entre los adultos, uno de cada seis españoles es obeso (algo más del 16%) y el 50% presenta sobrepeso, mientras que el porcentaje de niños y niñas cuyo peso es mayor al conveniente oscila entre el 24 y el 26%. La tasa de obesidad infantil es, lógicamente, mucho más baja que la de sobrepeso, pero al tanto: en España, según la OMS, entre 1975 y 2016 ha aumentado del 3 al 12% en niños y del 2 al 8% en niñas.

Si hablamos a escala europea, la diabetes afecta a 32 millones de ciudadanos. España ocupa el 18 lugar de un ránking de afectados que encabeza, en este orden, Suecia, Países Bajos, Dinamarca, Gran Bretaña y Suiza. El país con menor tasa de casos es Bulgaria, precedida por Lituania y Estonia. En cuanto a la obesidad y sobrepeso (datos de Eurostat), Malta, Letonia, Hungría, Estonia y Reino Unido concentran las tasas más altas de obesidad adulta, superiores al 20%, y los países con una tasa inferior son Países Bajos (13,3%), Italia (10,7%) y Rumanía (9,4%). A escala mundial, China y Estados Unidos se llevan la palma, tanto hombres como mujeres: más de 80 millones de personas en cada uno de estos países son obesas.

Sin duda, ambas afecciones, causas genéticas al margen, podrían tener tasas de prevalencia muchísimo menores si los estilos de vida de las sociedades fueran más saludables. "El cáncer es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad a nivel mundial", explica Ascensión Marcos, experta del CSIC en inmunonutrición.

"Es cierto que existe un componente genético, pero cada vez se está demostrando con mayor certeza que es una de las enfermedades que más depende del estilo de vida, pues existen múltiples factores que pueden estar involucrados en su desarrollo, como la dieta, el comportamiento alimentario, la actividad física, el sedentarismo, el alcohol, el tabaco y el estrés en particular", añade Marcos. Todo ello tiene un componente común y es el peso.

IIIIIIIIIIIII

El 53% de las personas con cáncer en España se cura

Más de la mitad de las personas a las que se diagnostica un cáncer (el 53% según los últimos datos) en España supera la enfermedad, de acuerdo con los datos que ha dado la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) con motivo del día mundial contra la enfermedad que se conmemorará este 4 de febrero.

El aumento de los resultados (hace 10 años se estaba unos 10 puntos por debajo) tiene varias causas, apunta Ruth Vera, presidenta de SEOM: los avances en medicina, con especial importancia de las llamadas terapias dirigidas o personalizadas (se dan en función de genes o mutaciones de la persona, lo que las hace más específicas) y los diagnósticos precoces. En este último aspecto la sociedad recalca que España está a la cabeza de diagnósticos de Europa.

Precisamente la detección precoz es uno de los factores que ha hecho que en 10 años el número de nuevos diagnósticos haya aumentado más de un 30%: de los 190.000 en 2006 a los 250.000 actuales. Y esta tendencia de aumento va a seguir, indica Vera. "El cáncer está asociado al envejecimiento, y España es el segundo de los países de la OCDE con mayor esperanza de vida detrás de Japón", dice la oncóloga. A la edad y los diagnósticos se añade otro factor: los malos hábitos.

La combinación de datos arroja una situación compleja: por un lado, hay más diagnósticos, y también más muertes en términos absolutos (de 101.000 a 112.000 desde 2006 a 2016), pero mientras el número de nuevos casos ha subido un 33%, el de fallecimientos lo ha hecho solo el 11% en números absolutos, lo que da idea de cómo están mejorando los tratamientos y las ventajas de los diagnósticos precoces.

Hay otro indicador en la misma dirección: mientras la tasa de defunciones por cada 100.000 habitantes, incluyendo todas las causas, ha pasado en esos 10 años de 843 a 884 (una subida del 4,86%), en el caso de los fallecimientos por cáncer el aumento es solo ligeramente superior (el 5,37%), lo que demuestra que, aunque hay más casos, la mortalidad retrocede.

"En contra de lo que la gente piensa, apenas el 10% de los cánceres son hereditarios", explica Luis Paz-Ares, presidente del Comité Técnico Nacional de la Asociación Española contra el Cáncer. En cambio, "hay un 40% evitable", añade. En concreto, el tabaco se relaciona con el 33% de los tumores; el alcohol, con el 12%; la obesidad, el 4%; una dieta inadecuada, el 9%, y las infecciones (sobre todo papiloma y hepatitis), otro 15%. Las cifras no suman porque en muchos casos la misma persona tiene dos o más factores de riesgo.

La prevención, el mejor tratamiento

La SEOM apoya una serie de recomendaciones para que las personas puedan reducir el riesgo de desarrollar un cáncer: no fumar ni tener contacto con el humo del tabaco, controlar el peso, hacer ejercicio, tomar poco el sol y evitar las cabinas de bronceado, beber cuanto menos alcohol posible (la cantidad idónea es cero, según Vera), controlar las sustancias cancerígenas que pueden manejarse o producirse en el lugar de trabajo, amamantar a los bebés, controlar la terapia hormonal sustitutoria, vacunarse de la hepatitis B y el papiloma y controlar la dieta.

En el caso de los alimentos, Aitana Calvo, secretaria científica de la sociedad médica, recuerda que no hay alimentos que, por sí solos, sean buenos o malos, ya que lo que importa es el conjunto. Eso no quiere decir que no haya algunos que deban primarse (frutas, hortalizas, verduras, cereales integrales) y otros componentes que conviene reducir (azúcar, sal, grasas, carnes rojas o procesadas), pero todo ello sin demonizar uno en especial. "Lo que importa es que sea variada", ha dicho.

Vera ha añadido al respecto que la Organización Mundial de la Salud ha dado un aviso a España por el excesivo consumo de sal.  Otro factor que, sobre todo a escala mundial, hay que cuidar es la radiación en los hogares. Esta se debe, casi exclusivamente, al radón, un elemento presente en los suelos graníticos. "En España hay mapas sobre su distribución y no es un gran problema", ha dicho Paz-Ares, "y se mejora mucho aireando las habitaciones". El oncólogo ha puntualizado que esta radiación no se refiere a las instalaciones de wifi, telefonía o los microondas, sobre los que no hay evidencia de que influyan en el cáncer.

De los factores que más ayudan a que aparezcan los tumores, los datos del país son malos es en el del tabaquismo, con un 20% de la población que todavía fuma, ha dicho la presidenta de la SEOM, quien ha opinado que eso no quiere decir que las leyes para reducir el consumo de tabaco hayan fracasado, sino que, quizás, haya que endurecerlas. En este sentido Paz-Ares ha insistido en que la mejor medida para reducir el tabaquismo es aumentar el precio. También se está por detrás de la media europea en practicantes de ejercicio, con un 47% de mayores de 15 años que declara que no hace ninguno de manera regular. En cambio, en obesidad (el 17% de los adultos) y consumo de alcohol España está por debajo de la media.

Por último, de las pruebas que se realizan actualmente para detección precoz, Vera ha defendido sin dudarlo las mamografías y los cribados de cáncer de colon y cérvix. Admite que hay dudas sobre la conveniencia de generalizar el de próstata (la PSA que se determina mediante análisis de sangre) y Paz-Ares, especialista en pulmón, ha dicho que respecto a este órgano las pruebas que hay son complicadas, pero que ya hay estudios piloto sobre su utilidad, sobre todo en población de riesgo, como grandes fumadores.

 

Comentarios
La obesidad y la diabetes, detrás de 800.000 cánceres en el mundo