¡Ojo con las tostadas quemadas!

La agencia alimentaria oficial británica la Food Standards Agency  asegura que la acrilamida que se forma en alimentos con alto contenido en almidón, como las patatas, el pan o las raíces vegetales, al cocinarlos a altas temperaturas (unos 120º) es potencialmente cancerígena.

¡Ojo con las tostadas quemadas!

Hidratos de carbono y aminoácidos reaccionan entre sí a altas temperaturas para formar un compuesto de color marrón, el tostado, que apasiona a mucha gente y que no es sino acrilamida. La advertencia afecta a grandes representantes de la dieta británica, como el "fish and chips" -el pescado y patatas fritas,- las tostadas del desayuno o el té, y el asado del domingo, acompañado con patatas, zanahorias o chirivías.

"Las pruebas en el laboratorio mostraron que la acrilamida en la dieta causa cáncer a los animales. Aunque las pruebas en estudios en humanos sobre el impacto de la acrilamida en la dieta no son concluyentes, los científicos están de acuerdo que la acrilamida en la comida tiene el potencial de causar cáncer a los humanos y sería prudente reducir la exposición a ella", advierte la FSA en su aviso.

"Opten por el color dorado" al cocinar, en vez del negro tostado, recomienda la agencia británica, lo que ha provocado reacciones de lo más variopintas, desde el miedo a la chanza tuitera.

"Lo que más me gusta es comer una tostada quemada y las partes más carbonizadas de las patatas asadas. Ha sido un placer conocerles. Ha valido la pena", ha escrito en Twitter el humorista Richard K. Herring.

La alerta británica no es la primera. Suecia ya lo advirtió en 2002, y la Organización Mundial de la Salud y la Autoridad de Seguridad Alimentaria Europea afirman también que la acrilamida es potencialmente cancerígena.

Comentarios
¡Ojo con las tostadas quemadas!