La forma de preparar el café influye en la cantidad de cafeína

La cantidad de cafeína ingerida no depende sólo de los mililitros de líquido que contiene una taza, sino del método de preparación, del tiempo de infusión y, ante todo, de la variedad de grano de café: robusta o arábiga.

La forma de preparar el café influye en la cantidad de cafeína

Estudios recientes demuestran que un consumo moderado de café tiene un efecto protector ante el párkinson y también ante las enfermedades del corazón, por lo que no es una buena idea renunciar a él, salvo prescripción médica. De lo que sí se trata es de controlar la cantidad de cafeína que consumimos.

La cantidad de cafeína ingerida no depende sólo de los mililitros de líquido que contiene una taza, sino del método de preparación, del tiempo de infusión y, ante todo, de la variedad de grano de café: robusta o arábiga.

Entre el 70% y el 80% de la producción mundial de café corresponde a la variedad arábiga, más dulce, aromática y con la mitad de contenido en cafeína que la robusta. Durante mucho tiempo se han vendido las mezclas o blend, paquetes de café que combinan granos de ambas variedades y orígenes diversos.

Por otra parte, la forma de preparación del café –soluble, expreso, de filtro, V60, chemex, aeropress…-, así como la cantidad y el grado de extracción del café también modifican la cantidad de alcaloide.

El café instantáneo o soluble contiene, en general, menos cafeína que el tostado y molido. Cuanto más tarde el café en filtrarse, más cafeína lleva, por lo que un café largo tiene más cafeína que uno corto.

Las nuevas cafeterías de especialidad, que básicamente sirven cafés arábiga, han recuperado el café de filtro, la mejor forma de apreciar el café según los expertos. Una bebida que se toma sin prisas y que, en su elaboración, precisa más cantidad de café y mayor tiempo de infusión que el expreso de máquina (casera o profesional), lo que se traduce en más cafeína.

Comentarios
La forma de preparar el café influye en la cantidad de cafeína