Las 10 plantas de interior más resistentes

Estas diez especies son aptas para los que no pueden vivir sin plantas en su hogar, pero no tienen tiempo o ‘buena mano’ para cuidarlas. Una selección de verdaderas supervivientes, que además de decorar, ayudarán a crear una atmósfera más agradable y oxigenada en nuestra casa.

 

Las 10 plantas de interior más resistentes

Hiedra

Hiedra

¿Tu casa no tiene mucha luz natural? Entonces es el hábitat ideal para la hiedra. Los ejemplares pequeños son perfectos para el cultivo en interior y, con unas guías, podrás darle la forma que quieras.

Cuidados: Prefiere los lugares sombríos y húmedos. Riégala con moderación y pulveriza de vez en cuando agua sobre sus hojas. Tolera muy bien las bajas temperaturas.

planta-costilla-adan-monstera1-1280x720x80xX

Costilla de adán

La forma de sus hojas y los pocos cuidados que requiere hacen de esta planta la mejor amiga para aquellos que no tienen mucho tiempo y les encanta la decoración.

Cuidados: Riego y luz moderados. Aunque soporta muy bien los ambientes secos, es bueno pulverizarla con agua de vez en cuando.

sansevieria-2582056

Sansivieria

También llamada espada de San Jorge y lengua de suegra. Es una de las plantas más resistentes y se adapta muy bien a cualquier lugar de la casa. Además crea espacios muy elegantes.

Cuidados: Crece bien en la sombra o a pleno sol y en ambientes muy secos. Soporta desde altas temperaturas a heladas moderadas y requiere muy poco riego. Cuanto menos caso le hagas, mejor crecerá.

planta-aspidistra

Aspidistra

Esta superviviente es la planta por excelencia de portales y pasillos porque aguanta perfectamente sin luz. Estará comodísima en cualquier rincón de tu casa, hasta en el más oscuro.

Cuidados: Regar con moderación y, para un crecimiento óptimo, pulverizar las hojas una vez a la semana, aunque no es necesario.

poto

Poto

Un clásico del que dicen que crece incluso debajo de la cama. No obstante, evita hacer hacer composiciones con sus tallos sobre paredes o muebles.

Cuidados: No necesita mucho riego, soporta bien los ambientes secos y prefiere los lugares sin sol directo y con temperaturas moderadas.

clivia-2874529

Clivia

Tiene una atractiva floración anual. Las flores aparecen por primavera y generalmente suelen ser de color rojo y anaranjado, pero también existen variedades de flor amarillenta. Sus hojas sin flor, anchas y gruesas de color verde oscuro, también resultan muy decorativas.

Cuidados: Le gustan los espacios luminosos, pero sin sol directo, y cálidos. Soporta los ambientes secos y prefiere el riego moderado.

Ficus benjamina

Ficus Benjamina

Existen muchas variedades con hojas de colores y matices distintos y también se suelen trenzar o realizar formas curiosas uniendo los tallos de estos ficus. El tronco trenzado o esculpido añade por tanto interés ornamental a su verde y luminoso follaje. Cuidados: Para conseguir hojas brillantes y en abundancia, lo mejor es colocarlo en un lugar con bastante luz y regarlo una vez a la semana.

aloe-vera-2690259

Aloe Vera

Además de ser una planta muy decorativa, sus propiedades medicinales y estéticas la convierten en una de las especies más apetecibles para cultivar en casa.

Cuidados: Crece muy bien en exteriores con clima mediterráneo o en interiores cálidos y con luz. Regar entre una vez a la semana o dos al mes.

suculentas

Suculentas

También conocidas como plantas crasas, hay una gran variedad que te permitirá crear combinaciones muy interesantes para tu casa.

Cuidados: Sus hojas y tallos carnosos almacenan el agua, por lo que es mejor regarlas poco y asegurarse de que tienen un buen drenaje. Crecerán muy felices a pleno sol.

Cactus

Cactus

Como las suculentas, acumulan agua en sus tejidos. La mayoría de cactáceas defienden esa reserva de agua mediante espinas y, aunque se parezcan unos a otros, hay numerosos tipos y variedades.

Cuidados: Como ya es sabido, el riego debe ser más bien escaso y es mejor situarlos cerca de los rayos de sol.

 

IIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Y si lo que quieres es aroma…

Lavanda, gardenia, jacinto, geranio y jazmín son perfectas para decorar, pero también destacan por su perfume. Las hay que sólo con la fragancia de su follaje o de sus flores son capaces de saturar de aroma una habitación. Por eso, lo mejor es no abusar de los olores demasiado fuertes y evitar concentrar muchas plantas olorosas en un mismo espacio.

Lavanda

Es la reina de las plantas aromáticas. Existen muchas variedades (hay más de 60 en realidad), pero en todas su fragancia alcanforada y fresca resulta deliciosa.

Dónde colocarla: Lo más importante es que cuente con sol varias horas cada día. Al elegir el recipiente, su tamaño no puede ser inferior a 40 cm de diámetro: ¡le gusta estar bien aireada!

Cuidados: Al ser una planta rústica, no exige demasiada atención. Únicamente el riego, que deberás cuidar para no encharcar nunca el sustrato.

Gardenia

Raramente este arbusto llega al metro de altura, por eso es ideal para tenerlo en casa. En primavera y verano sobre todo, esta planta aromática para interiores es ideal para el salón y llenará el aire con su embriagadora fragancia a azahar.

Dónde colocarla: En un lugar con luz que no sea demasiado intensa y, por supuesto, sin sol directo. Con que el ambiente sea cálido y tenga humedad, se dará por satisfecha. Para eso, se puede colocar sobre un platillo con piedras y agua.

Cuidados: Riego regular, pero con la precaución de que el agua sea blanda (sin cal). Todas las semanas desde marzo a agosto, coincidiendo aproximadamente con la floración, aportar abono para especies de flor; y de vez en cuando, abono rico en hierro, ya que es muy sensible a la clorosis o amarilleamiento foliar por falta de hierro.

Jacinto

El perfume que desprende la flor de esta bulbosa es intenso y penetrante. Un olor a limpio que para cualquier habitación de una casa es de lo más agradable.

Dónde colocarlo: Se puede plantar en un maceta con sustrato o en un jarrón específico para bulbos. En este caso, hay que tener la precaución de mantener siempre el mismo nivel de agua para que sus raíces no se deshidraten.

Cuidados: Si está en maceta, regarla con frecuencia pero con poca cantidad de agua, y mantener una buena ventilación. Se conseguirán unos tallos florales más largos colocando la maceta recién plantada en un lugar oscuro hasta que salgan las primeras flores. Después, hay que situarla en un lugar con mucha luz.

Geranio limón

El nombre de esta especie de geranio lo dice todo sobre su aroma: cítrico, como el limón. Por esa razón, es una planta aromática muy utilizada en la industria de la perfumería. Pero no solo las flores proporcionan ese peculiar aroma, ¡también sus hojas! Sobre todo cuando se frotan, porque el perfume está encerrado en minúsculas vesículas ocultas en los limbos que solo se desprende a través del contacto con la planta.

Dónde colocarlo: Le gusta la luz, incluso el sol directo, y una temperatura cálida en verano y fresca en invierno.

Cuidados principales: el riego, mejor escaso. En cuanto al abonado, hazlo solo mientras florece con un producto específico para esta especie. Además, si quieres potenciar su crecimiento, y por lo tanto multiplicar su fragancia, corta los tallos en primavera y, de nuevo, tras la floración.

Jazmín de Madagascar

A partir de abril es cuando esta trepadora se empieza a cuajar de impresionantes racimos blancos y un delicioso perfume a jazmín.

Dónde colocarlo: En un espacio con luz intensa pero sin sol directo, una temperatura media de 18-22ºC y lejos de corrientes de aire.

Cuidados principales: Mientras esté dando flores, hay que procurar que no le falte agua a su sustrato y pulverizar su parte aérea a menudo. Y muy importante: no lo muevas de sitio, o si no, protestará perdiendo sus flores.

Comentarios
Las 10 plantas de interior más resistentes